Etnográfica da inicio a la Escuela de Arte y Cultura Lickanantay y Quechua con gran apoyo de las comunidades

En total son ocho los talleres que se realizarán, en los cuales hay más de 120 personas inscritas.

El pasado once de septiembre Etnográfica+, junto a la Unidad de Educación y Cultura de la Oficina de Asuntos Indígenas (CONADI) de San Pedro de Atacama, dieron inicio al segundo ciclo de la “Escuela de Arte y Cultura Indígena Lickanantay y Quechua”, en la región de Antofagasta.

La experiencia comenzó con el Curso de Telar en San Pedro de Atacama y tiene como objetivo contribuir al rescate y fortalecimiento de las culturas Lickanantay y Quechua a través de la producción, promoción y difusión de las distintas formas de expresión artísticas y culturales.

Paralelamente, se están desarrollando talleres de gastronomía, orfebrería, cerámica, vellón y telar, los cuales tendrán una duración aproximada de tres meses.

“Tenemos ocho curso en total, distribuidos en Calama, San Pedro de Atacama y Atacama la grande, que son los pueblos de Socaire, Río Grande y Camar, en ellos hay más de 120 personas inscritas que ya están participando activamente de las clases”, explica la antropóloga y pasante de Etnográfica, Kloe Ojaghi.

La profesional recalca que “los/as asistentes están super contentos con la escuela porque se les está instruyendo en oficios que serán certificados, lo cual les dará muchas oportunidades económicas, laborales y de desarrollo local”.

En cuanto a la corrdinación de los distintos talleres, Ojaghi señala que “si bien es un desafío importante la distancia geográfica, es super importante que Etnográfica pueda llegar a todas las partes del país. Creemos que es muy positivo poder ayudar a las comunidades locales y habla un poco de nuestro compromiso con el país y con el ser un aporte a la inclusión y la diversidad de distintos grupos minoritarios”.

Las actividades han sido enfocadas a las comunidades indígenas atacameñas y quechuas de Atacama La Grande, por lo cual, y como explica el profesor del taller de orfebrería, Claudio Mardones, “una de mis finalidades es enseñarles todas las técnicas para que ellos/as puedan realizarse como artesanos/as capacitados/as. Ellos/as tienen presente que una vez terminados los talleres podrán generar su propio emprendimiento, ya sea en comunidad o de forma independiente, y así tendrán un ingreso extra para la familia y a la vez podrán difundir y promover la Iconografía prehispánica del norte en piezas únicas de cobre”, mencionó.

La escuela terminará a mediados de noviembre con una presentación de los trabajos realizados por los/as estudiantes, instancia en la cual se les entregará un diploma que certificará su conocimiento en los distintos oficios.